¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?

En mi experiencia como coach de negocios, he encontrado una buena cantidad de dueños de negocios que trabajan arduamente para generar el recurso necesario para vivir.

Estos dueños de negocios son personas de diferentes niveles socio-económicos  y culturales, que sin importar el nivel que tengan, se mantienen en un ritmo frenético para lograr “algo”.

Algunas de estas personas que yo llamo “héroes desconocidos” se pasan de 10 a 14 horas diarias, incluyendo sábados, trabajando, haciendo muchas cosas en sus empresas. Inclusive algunos de ellos han llevado su cuerpo al extremo de caer en un cansancio que no los deja levantarse, al extremo de sufrir infartos al corazón, o terminar con una diabetes, debido a el alto nivel de stress y una mala alimentación, entre otras cosas.

Después de observar este comportamiento, me vienen a la cabeza las siguientes preguntas ¿estas personas están trabajando para vivir o viven para trabajar? ¿Vale la pena el sacrificio que están haciendo, a tal grado de poner en riesgo la vida? ¿Qué es lo que realmente desean lograr? ¿Están consientes del riesgo que corren al llevar un ritmo de trabajo de este nivel?

it’s over

Bueno, pues algunas de las respuestas que he obtenido son sorprendentes, y también increíbles. Algunas personas NO saben PARA QUE están trabajando a ese ritmo.

Algunos me dicen que por DINERO, y cuando les pregunto ¿cuanto necesitas? y ¿para que lo necesitas? No tienen una respuesta convincente.

Cuando les hago reflexionar sobre el tiempo de convivencia con su familia, el cual obviamente se ha visto sacrificado, lo mismo que el tiempo con amigos, el tiempo para hacer ejercicio, el tiempo para hacer algún hobbies,  simplemente empiezan a derramar una lagrima por su mejilla.

Es impresionante como llegamos al punto de ser autómatas sin sentimiento, sin reflexión y sin control, que solamente hacemos y hacemos, sin tener claridad del objetivo y prioridades más importantes de nuestra vida… Y mucho de ello, por la falta de valores, y no me refiero a valores morales, me refiero a tener claridad sobre aquellas cosas que realmente son valiosas para nosotros.

 

Dejar un comentario